El compromiso de Onet y Fabrice Amedeo

El grupo Onet ha firmado una colaboración de tres años con el fin de respaldar el proyecto de Fabrice Amedeo. El navegante pone su velero Imoca al servicio de la comunidad científica internacional para la protección de los océanos y del planeta.
En particular, el grupo financia el sensor a bordo del barco de carreras del célebre marinero.

El proyecto científico

Tras terminar su primera regata Vendée Globe en 2017, Fabrice Amedeo se da cuenta de que ya no le basta con navegar: desea darle sentido a su proyecto deportivo.

El timonel, que navega por zonas del mundo donde las expediciones científicas no pueden llegar, decide poner su barco de carreras al servicio de la comunidad científica internacional.

Gracias al respaldo de Onet, instala a bordo de su barco sensores oceanográficos capaces de recoger datos en altamar, para ayudar a los científicos a comprender mejor el impacto y las consecuencias del calentamiento global y de los gases de efecto invernadero en los océanos.

Los sensores oceanográficos

El sensor se compone de módulos diferentes, que permiten registrar datos sobre la salinidad del agua, su índice de CO2 o su contenido en fitoplancton. Estos datos, de una magnitud inédita –puesto que se recogen en altamar, en lugares por los que los barcos científicos pasan una vez cada 10 años–, se ponen a disposición de institutos científicos como Ifremer. Allí, podrán ser aprovechados en sus investigaciones sobre el clima. Estos análisis científicos serán de gran ayuda para modelizar la evolución del clima y estudiar el nivel de contaminación de los océanos, con el fin de proteger la biodiversidad y luchar contra el declive de nuestro ecosistema.

Tras probar la eficacia del primer sensor oceanográfico y validar la pertinencia de los datos recogidos con sus socios científicos, el navegante decide instalar un segundo sensor que le permitirá recoger y medir microplásticos en el océano durante la regata Vendée Globe, en especial, en los mares del sur, a los que la comunidad científica solo puede acceder aproximadamente una vez cada diez años.

Este sensor se presenta en forma de cajón, que contiene tres filtros destinados a recoger a diario microplásticos de tamaños distintos a lo largo de la carrera, siempre y cuando las condiciones meteorológicas lo permitan.

¿Por qué esta colaboración?

Para Onet, esta colaboración da continuidad a su iniciativa de desarrollo responsable.
El grupo tiene tres compromisos principales:

  • apostar por aquellas técnicas, métodos y materiales que promuevan la economía de recursos naturales y el respeto de la biodiversidad;
  • ofrecer servicios que fomenten la economía circular;
  • desarrollar actividades que contribuyan al uso de energías con bajo contenido de carbono.

«Efectivamente, Onet lanzó su política de RSC, "Un presente por el futuro", en 2002. En la actualidad, trabajamos en diferentes proyectos basados en la economía circular y la protección de la salud de todas las partes implicadas. Para Onet, esto se traduce, en particular, en la sustitución de los productos de limpieza clásicos por productos con etiqueta ecológica y biotecnológicos, así como en la reutilización de los envases de plástico. Esta iniciativa contribuye a reducir la cantidad de residuos vertidos en la naturaleza, especialmente, en los océanos. El proyecto científico de Fabrice nos entusiasmó desde el primer momento, y es completamente coherente con nuestro objetivo de minimizar nuestro impacto en las personas y el medioambiente».

Émilie de Lombarès, Presidenta del Consejo de Administración de Onet S.A.

Más información sobre Fabrice Amedeo

¿Periodista navegante? ¿Navegante periodista? Fabrice Amedeo decide no elegir entre ambos caminos, que sigue con pasión desde hace mucho tiempo. A pesar de todo, la llamada del mar parece haber tomado la delantera en los últimos años, y le ha llevado a frecuentar más los pontones de La Trinité-sur-Mer que la sala de redacción de Le Figaro.

Ruta del Ron-Destino Guadalupe, Transat Jacques Vabre, primero en Class40, después en Imoca: Fabrice se fue abriendo camino con dedicación y trabajo, hasta escalar su Everest personal el pasado invierno. Su 11.ª posición en la Vendée Globe 2016-17 le introdujo en el hermético círculo de los circunnavegantes, infundiendo respeto e involucrando a muchas personas en su sueño de la infancia.

El 2019 supone su regreso, esta vez acompañado de Éric Péron, a bordo del Newrest – Art & Fenêtres, para enfrentarse a su cuarta regata Transat Jacques Vabre con las mismas ganas de progresar.

Siga a Fabrice Amedeo en Twitter

Siga a Fabrice Amedeo en Instagram