Planta de Framatome de Romans: Fuerte movilización de los agentes de Onet durante la crisis sanitaria

Nuestros agentes de Onet Romans-sur-Isère están altamente cualificados y han sabido adaptarse a las necesidades de nuestro histórico cliente Framatome durante este complejo periodo sanitario.

Framatome, un antiguo cliente de la delegación de Romans-sur-Isère

Framatome es un cliente histórico de Onet que opera como fabricante de calderas nucleares, proveedor de equipos, servicios y combustible para ofrecer elevados niveles de seguridad y rendimiento. Es una relación que se remonta a muchos años y especialmente con la delegación de Romans-sur-Isère.

Una planta y tres actividades de fabricación de combustibles y compuestos 

En Romans-sur-Isère, la actividad de la planta de Framatome es la fabricación de conjuntos de combustibles para reactores de producción de electricidad y de elementos combustibles para reactores de investigación a base de uranio enriquecido. 
Esta planta es administrada desde hace muchos años por la delegación de Onet en Romans, que se especializa en servicios de limpieza y desinfección para centrales de energía hidroeléctrica, térmica y nuclear.

Trabajos previos a la crisis sanitaria para agentes de Onet altamente cualificados

Por lo general, intervienen en la planta 30 agentes de Onet Proprété et Services: 15 agentes en la parte terciaria fuera de la zona controlada y 15 agentes en la zona controlada que trabajan en dos turnos de 8 horas 7 días a la semana.
El sector nuclear, que debe ser específico, requiere un control total de los hábitos profesionales, en particular los que permiten una desinfección eficaz pero también preventiva de los contaminantes.

Cómo supieron adaptarse los equipos durante la crisis sanitaria

Evolución del servicio: creación de un equipo dedicado a la desinfección

Para mantener las actividades terciarias e industriales de la planta y, al mismo tiempo, hacer frente a la pandemia de Covid-19, el cliente necesitó que los equipos pudieran readaptarse y que pudiera rediseñarse el trabajo de limpieza y desinfección que se llevaba a cabo habitualmente. 

Se creó un equipo dedicado de 10 agentes para encargarse, desde las 5:00 h. de la mañana, de la desinfección de todos los puntos de contacto en la entrada de la planta, desplegándose a lo largo del día por el resto de zonas. Aunque los agentes estén formados y acostumbrados a las dificultades de la desinfección en esta planta, tuvieron que lidiar con una nueva forma de trabajo: la desinfección de un agente que ya no solo es contaminante sino infeccioso. Supieron adaptarse y reajustar sus hábitos profesionales para afrontar mejor este gran desafío: la protección de todos.

Una organización de trabajo ágil: entre las reuniones diarias y la introducción de un sistema de guardias.

Así pues, este periodo requirió un refuerzo de los trabajos, pero también una organización a medida para poder desplegarlos. Por ello, fueron reevaluados y reajustados sobre la marcha. 

«»Todas las mañanas hacíamos balance de la situación para anticiparnos y readaptarnos en función de las necesidades cambiantes, la disponibilidad de existencias, etc. También fue una oportunidad para tranquilizarnos y permanecer unidos ante esta nueva situación«, explica Davy Colella, director de la delegación de Onet Propreté et Services en Romans-sur-Isère. 
Asimismo, se implementó un sistema de guardias para garantizar una intervención rápida y eficaz si se diera un caso entre el personal que trabaja en la planta.

La delegación también pudo satisfacer las necesidades del cliente para proporcionarle productos desinfectantes con ayuda de Prodim, un distribuidor de productos y equipos de higiene profesional perteneciente al Grupo Onet, que resultó ser un verdadero relevo de pedidos: «Pudimos, por este medio, encargar para nuestro cliente todos los consumibles necesarios para volver a poner en marcha la planta… especialmente geles hidroalcohólicos, etc.,» especifica Davy Colella.

Ayuda mutua y fuerte apoyo de Onet

«Me sentí muy respaldado por el Grupo Onet, que está muy bien organizado para hacer frente a este contexto tan particular. La dirección regional también prestó un gran apoyo mediante actualizaciones periódicas. También pudimos compartir nuestras buenas prácticas entre los directores de las delegaciones«, añade Colella.

Por ejemplo, la creación de un buzón de correo electrónico entre los directores de las sucursales de la región permitió compartir información y mitigar determinados problemas relacionados con las existencias. «El apoyo de la dirección de Onet ilustra a la perfección la importancia y la conciencia de que los equipos de limpieza son un eslabón indispensable en la cadena de producción«, concluye Davy Colella.

¿Y en la actualidad? 

Actualmente siguen en marcha el sistema de guardias, el uso de mascarilla y otras medidas de precaución relativas a la desinfección de las instalaciones. Un equipo más pequeño sigue encargándose de la desinfección de los puntos de contacto. El personal que estaba teletrabajando está volviendo poco a poco a la planta y las oficinas se limpian diariamente.